Estudios

Mesa de Definición de Ruralidad

Lineamientos para el uso de las definiciones de ruralidad en Chile

DESCARGA EL INFORME "LINEAMIENTOS PARA EL USO DE LAS DEFINICIONES DE RURALIDAD EN CHILE"

La Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) busca orientar las acciones asociadas a territorios rurales en diferentes niveles administrativos en Chile. Su objetivo principal es mejorar la calidad de vida de habitantes de zonas rurales, aumentando sus oportunidades y generando condiciones para su desarrollo integral.

Para encausar este objetivo se trabajó revisando la diversidad y alcances de las definiciones operacionales de ruralidad que utilizan los diferentes organismos administrativos del Estado chileno. A partir de dichas definiciones se indagó la manera de implementar la definición de ruralidad propuesta por la PNDR, junto con hacer una revisión en conjunto del alcance de las definiciones vigentes.

La PNDR entiende por “territorio rural” aquel que se genera producto de la interrelación dinámica entre las personas, las actividades económicas y los recursos naturales, caracterizado principalmente por un poblamiento cuya densidad poblacional es inferior a 150 (habs./km²), con una población máxima de 50.000 habitantes, cuya unidad básica de organización y referencia es la comuna.

Para elaborar este trabajo se conformó una mesa técnica en noviembre 2020, con representantes de cinco organismos públicos (Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, Subsecretaria de Desarrollo Regional y Administrativo, Instituto Nacional de Estadística). A partir de marzo 2021, se extendió la invitación y se incorporaron cinco ministerios más (Ministerio de Energía, Ministerio de Salud, Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Economía, Ministerio de Bienes Nacionales). La modalidad de trabajo fue por medio de dos grupos, uno revisó los lineamientos técnicos y el otro trabajó en los diversos criterios de subclasificación de territorios rurales.

Los resultados obtenidos fueron, la sistematización de definiciones y clasificaciones, la identificación de las definiciones de ruralidad utilizadas, junto con una propuesta de aplicación de éstas. También se consideraron las implicancias de adoptar la definición de ruralidad correspondiente a la PNDR, desarrollando recomendaciones para la incorporación de esta. En relación con las clasificaciones territoriales, se revisaron los criterios de subclasificación y sus metodologías, para elaborar una propuesta en esta materia.

Las consideraciones finales se agrupan en dos partes. La primera reúne reflexiones en torno a alcances y necesidades de la definición de ruralidad, incluyendo dimensiones a incorporar para complementarla. La segunda destaca la necesidad de seguir avanzando en una definición de criterios, aplicabilidad e implementación de la definición propuesta por la PNDR. Finalmente, en torno al enfoque de la ruralidad, se enfatiza la necesidad de desprenderse de la perspectiva de un territorio vulnerable y de superar la manera dicotómica de entender la dualidad urbano-rural.

El presente documento está conformado por 5 capítulos: (I) revisión de antecedentes, (II) propuesta de objetivos, (III) metodología, (IV) resultados y (V) consideraciones finales. Las propuestas y definiciones en detalle realizadas por los integrantes de distintos ministerios se mantienen como anexos al final, con formato original de sus respectivos creadores.

DESCARGA EL INFORME "LINEAMIENTOS PARA EL USO DE LAS DEFINICIONES DE RURALIDAD EN CHILE"
Documento Mesa de Eduación Rural

Documento «Propuesta mesa técnica de Educación Rural»

DESCARGA EL DOCUMENTO "PROPUESTA MESA TÉCNICA EDUCACIÓN RURAL" AQUÍ

En concordancia con los objetivos de la Política Nacional de Desarrollo Rural, en 2019 los ministerios de Educación y Agricultura convocaron a más de 50 representantes del mundo público, privado y de la sociedad civil, cuya acción institucional impacta en la educación rural en Chile, con el objetivo de identificar las principales brechas, oportunidades y desafíos en este ámbito y desarrollar propuestas para abordarlos.

Es así como en el marco de las actividades de la Expo Chile Agrícola 2019, se conformó y dio inicio al funcionamiento de la Mesa de Educación Rural. Durante cuatro meses sus integrantes pudieron intercambiar experiencias y conocimientos en un trabajo colaborativo en comisiones, cuyos resultados se resumen en el presente documento.

Adicionalmente, para recoger de manera especial los desafíos identificados por grupos más amplios de docentes y sostenedores de escuelas rurales, se desarrollaron dos encuentros regionales -en Concepción y Temuco- en los que se levantaron aportes e ideas que también se encuentran integradas en este texto y complementan el trabajo de la mesa.

DESCARGA EL DOCUMENTO "PROPUESTA MESA TÉCNICA EDUCACIÓN RURAL" AQUÍ
Encuesta ENVIF rural

Informe metodológico «Encuesta Piloto ENVIF Rural 2021»

DESCARGA LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA ENVIF-VCM RURAL

La Subsecretaría de Prevención del Delito, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública ha desarrollado la “Encuesta de Violencia Intrafamiliar y Delitos Sexuales” desde el año 2008, contando con tres aplicaciones (2008, 2012 y 2017). Para el año 2020 la medición se hizo bajo el título “IV Encuesta de Violencia Contra la Mujer en el ámbito intrafamiliar y otros espacios” (ENVIF-VCM), con el fin de contar con una medición específica y sistemática sobre violencia contra la mujer, lo que permitirá orientar políticas de prevención y control en esta materia.

La IV encuesta ENVIF realizada entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, justo antes del inicio de la pandemia, a una muestra nacional de 6.775 casos en las 16 regiones del país, muestra que aproximadamente 2 de cada 5 mujeres (41,4%) declaran haber sido víctimas de violencia alguna vez en su vida; particularmente de violencia psicológica. Como ha sido reportado a través del año 2020, existe múltiple evidencia de que los periodos de confinamiento decretados por la autoridad sanitaria debido a la pandemia de Covid-19 han tenido un alto impacto en la salud mental de la población, estimándose que el fenómeno de la violencia intrafamiliar estaría aumentado a niveles alarmantes.

Si bien el grupo objetivo definido por la encuesta ENVIF corresponde a mujeres mayores de 15 años de zonas urbanas de las 16 regiones del país y la información obtenida es de gran valor, la medición está dejando fuera a un grupo significativo de la población como son las mujeres rurales. En este contexto y en el marco de la implementación de la Política Nacional de Desarrollo Rural, en coordinación con el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, se dio la posibilidad de realizar un estudio piloto de la encuesta con representatividad para las zonas rurales en la región de Los Ríos, que muestre los índices de violencia contra la mujer en zonas rurales.

Este informe considera el detalle de las fases iniciales de implementación del estudio y desarrollo del trabajo de campo, junto al detalle de resultados de las preguntas aplicadas en la medición de este año. Para los indicadores principales de prevalencia se presenta el dato evolutivo considerando mismos criterios que en los años anteriores, para luego presentar más en detalle el resultado de la muestra total de este piloto de violencia contra la mujer en zonas rurales.

DESCARGA LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA ENVIF-VCM RURAL
Resultados ENVIF-VCM rural

Resultados encuesta ENVIF-VCM con representatividad rural – Los Ríos

DESCARGA LA PRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA ENVIF-VCM

La ENVIF-VCM (Encuesta de Violencia Intrafamiliar – Violencia contra la Mujer) fue levantada por primera vez con representatividad rural, para lo cual se escogió la región de Los Ríos como experiencia piloto, con el fin de obtener información sobre el fenómeno de la violencia intrafamiliar contra las mujeres en zonas rurales.  Este piloto se hizo con el objetivo de obtener información sobre el fenómeno de la violencia intrafamiliar contra las mujeres en zonas rurales para su utilización en programas y políticas en la materia.

Este proyecto, inédito en Chile, se trabajó en forma colaborativa entre la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) y la Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro (Fucoa) del Ministerio de Agricultura, el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y la Subsecretaría de Prevención del Delito, y en el marco de la implementación de la Política Nacional de Desarrollo Rural y de la mesa 2 de Compromiso País.

Las encuestas fueron realizadas en forma presencial y se utilizó el mismo cuestionario aplicado a nivel nacional, para mantener las posibilidades de comparación, haciendo algunos ajustes para dar pertinencia en zonas rurales. La muestra está compuesta por un total de 2.002 encuestas[1], realizado entre el 18 de mayo y 15 de noviembre del año 2021.

Al analizar los resultados fue posible observar, a modo general, que el porcentaje de violencia en sectores rurales es menor que en sectores urbanos, y si observamos en la definición de la PNDR, llega incluso a ser la mitad. Considerado estos resultados, se tomó la iniciativa de hacer un conversatorio con expertas en la temática, de manera de poder identificar la forma apropiada de profundizar en estos resultados.

Una de las ideas más importantes que surge de esta última instancia fue la de analizar ciertos cruces entre variables significativas. Así, se pudieron identificar ciertas dificultades asociadas al tipo de entrevistadas y consecuencias que podrían estar asociadas a su calidad de habitante rural. Este documento contiene los principales resultados descriptivos de la encuesta, algunos cruces exploratorios y luego ciertas ideas fuerza relativas a la instancia del conversatorio. Finalmente se proponen ciertas reflexiones finales e ideas de una posible hoja de ruta seguir para poder profundizar en esta temática en zonas rurales.

[1] De las encuestas realizadas, 1495 son casos en zona urbana y 507 en rural.

DESCARGA LA PRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA ENVIF-VCM
La Voz del Chile Rural - ENAMUR

La voz del Chile Rural – Resultado de los Encuentros Nacionales de Municipios Rurales 2019-2020

DESCARGA "LA VOZ DEL CHILE RURAL" AQUÍ

El documento «La Voz del Chile Rural» presenta la sistematización de los resultados obtenidos del primer y segundo Encuentro Nacional de Municipios Rurales de Chile (ENAMUR 2019 y 2020), organizado por la Asociación de Municipios Rurales de Chile (AMUR), con la colaboración de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura; y el apoyo de INDAP, la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, y el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

La Voz del Chile Rural: 2019

ENAMUR 2019, realizado los días 16 y 17 de octubre de 2019, tuvo como objetivo generar un espacio de diálogo y encuentro que permitiera visibilizar los principales desafíos y oportunidades en términos culturales, sociales, económicos, ambientales y de gobernanza que enfrentan nuestro Chile Rural. Para esto, a través de una metodología participativa y teniendo como marco la PNDR, fue posible en primer lugar, profundizar en el concepto de ruralidad con el fin de complementar la definición planteada en la PNDR. Luego se conformaron mesas temáticas para identificar los principales facilitadores, obstaculizadores y propuestas en los ámbitos en los que se estructura la Política.

La Voz del Chile Rural: 2020

ENAMUR 2020, realizado los días 9 y 10 de diciembre de 2020 y de manera virtual dadas las condiciones sanitarias del país debido al covid-19, tuvo como objetivo aumentar la incidencia de los municipios rurales en las políticas públicas que impacten en el desarrollo rural y fortalecer las capacidades de sus equipos municipales, fortalecer las capacidades de los equipos municipales de las comunas rurales del país y visibilizar los principales desafíos y oportunidades de la ruralidad frente a la crisis sociosanitaria del covid-19.

Además de la rica diversidad comunal, los encuentros permitieron vislumbrar que el Chile Rural tiene una serie de aspectos comunes en los que se debe avanzar para potenciar su desarrollo local. En este sentido, surge desde los municipios la necesidad de trabajar de manera colaborativa entre las distintas escalas gubernamentales para desarrollar la ruralidad de nuestro país.

DESCARGA "LA VOZ DEL CHILE RURAL" AQUÍ
Ruralidad en Chile

Informe final «Diseño y elaboración de un Atlas Rural de Chile»

DESACARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

El medio rural demanda una gestión territorial compleja producto de la heterogeneidad de sus componentes, por ello es necesario establecer mecanismos de diferenciación territorial para la aplicación de políticas, planes y programas atingentes al contexto local. Ante esta directriz, es que se desarrolla el estudio: “Diseño y elaboración de un Atlas Rural de Chile”, cuyo objetivo es desarrollar un Atlas Rural que identifique y caracterice los distintos tipos de territorios rurales del país, entendiendo tanto las semejanzas como las particularidades que existe entre ellos, considerando variables socioeconómicas, ambientales, productivas y culturales. Este trabajo fue desarrollado por el Laboratorio de Planificación Territorial de la Universidad Católica de Temuco en un trabajo conjunto con un comité técnico compuesto por profesionales de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El proyecto se elaboró a partir de tres objetivos específicos, el primero relacionado con una definición previa de las coberturas de las tipologías rurales, es decir esbozar una primera delimitación de los territorios rurales. Para ello, se utilizó la generación de clústeres por medio del modelo Ap-clúster. Para este análisis se consideró como unidad mínima a los distritos censales, incluyendo solo aquellos que poseen categoría de rural o mixto, a los cuales se le incorporaron un total de 37 variables territoriales del ámbito ambiental, social, productivo y cultural las cuales fueron sometidas al modelo estadístico mencionado. Producto de este proceso se obtuvieron un total de 95 clústeres, los cuales posteriormente, mediante el análisis técnico fueron ajustados llegando a 82 clústeres.

El segundo objetivo específico, trató de la definición de las tipologías como tal, estableciendo una espacialización definitiva con sus respectivos nombres. Para este objetivo se realizaron talleres de trabajo con actores públicos y privados, lo cual, sumado a la constante interacción con el comité técnico, resultaría en una serie de comentarios y sugerencias, que permitieron efectuar ajustes a la delimitación de los clústeres, resultando 34 tipologías de territorios rurales. Posteriormente, estas tipologías fueron sometidas a una instancia de validación con contrapartes regionales de la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) y profesionales de Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), dada su expertiz e intervención en los territorios rurales. Luego, se llevó a cabo un proceso descriptivo de cada territorio, a través del desarrollo de una ficha de caracterización para cada tipología.

El tercer y último objetivo, tuvo relación con la colaboración por parte del equipo ejecutor a la integración del Atlas Rural a una solución tecnológica, luego de revisar diversas alternativas y herramientas web, se determina programar la visualización del Atlas en un story map de ArcGis Online, plataforma donde se cargan las capas de las tipologías, las fichas de caracterización y se integra un texto descriptivo para cada tipología. Los datos fueron segmentados para facilitar su visualización y se expusieron las tipologías por macrozona incluyendo al territorio insular como una de ellas.

El proceso llevado a cabo del Atlas Rural evidencia ciertos elementos a mejorar, principalmente aquellos relacionados con la inclusión del levantamiento de información cualitativa para tratar temas de género, pueblos originarios y otras expresiones socioculturales que permitan representar de forma clara los modos de vida en los territorios rurales.

DESACARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

El desempeño económico en comunas predominantemente rurales: una interpretación desde el espacio exterior

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

En el marco de la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR), establecer indicadores de desempeño económico en territorios rurales cobra especial relevancia para el seguimiento y monitoreo de las acciones tendientes a dinamizar los territorios rurales, sin embargo, no se cuenta con la información necesaria para dichos efectos. Lo anterior se debe a que el principal indicador que mide el desempeño económico, el Producto Interno Bruto (PIB), al menos para Chile, solo está disponible a nivel nacional y regional.

Para dar respuesta a la interrogante de cuál es el desempeño económico en territorios que cuentan con escasa información estadística, diversos autores han desarrollado técnicas que utilizan datos estadísticos combinados con el uso de imágenes satelitales nocturnas que contienen información de la intensidad lumínica, para predecir y/o aproximarse al desempeño económico. El mecanismo de interpretación se basa en que cada actividad humana genera luminosidad y, por tanto, cada cambio en la intensidad lumínica se debería a que se generan nuevas o se intensifican las actividades económicas y/o sociales, tales como un nuevo o una remodelación de un restaurant, instalación de una agroindustria, expansión de una minera, una nueva construcción, entre otras.

En la literatura hay diversos estudios que dan cuenta de una fuerte correlación entre el PIB y la intensidad lumínica. Ebener et al (2005) define la distribución espacial de la actividad económica y de la pobreza a nivel nacional y regional utilizando imágenes nocturnas. Por su parte, Sutton et al (2007), Chen & Nordhaus (2011) y Ghosh et al (2010), concluyen que es posible usar imágenes satelitales nocturnas para predecir el PIB a nivel subnacional y regional. No obstante, no es hasta el estudio seminal de Henderson et al (2009; 2012)1que es posible usar con certeza herramientas geoestadísticas para aproximarse al desempeño económico a nivel subregional en países como China (Dai et al, 2017; Ma et al,2014), Egipto (Omar & Ismal, 2019), México e India (Ghosh et al, 2010). Asimismo, organismos internacionales (Addison & Stewart, 2015; Hu & Yao, 2019) están utilizando esta técnica para hacer seguimiento de la evolución económica en países pobres y en vías de desarrollo.

Por tanto, dada la escasez de información del desempeño económico a nivel subregional (comunal) en Chile y utilizando información de cuentas nacionales, de población e imágenes nocturnas disponibles hasta el año 2013, el presente artículo tiene por objetivo aplicar el método que correlaciona la información estadística económica con la intensidad lumínica para estimar al crecimiento económico en comunas predominantemente rurales.

El artículo se distribuye en secciones con la estrategia empírica, una descripción detallada de las fuentes de datos utilizadas y las estadísticas descriptivas, los resultados y las conclusiones.

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.
Atlas Rural de Chile

Consultoría para la elaboración de un kit metodológico que permita incorporar la perspectiva y los lineamientos de la Política Nacional de Desarrollo Rural en los instrumentos de planificación, gestión y desarrollo rural a nivel regional y comunal

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

El presente informe, corresponde a la tercera entrega de la consultoría mandatada por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) para la elaboración de un kit metodológico que permita incorporar la perspectiva y los lineamientos propuestos por la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR) en los instrumentos de planificación y gestión para el desarrollo territorial a escala regional y local.

Esta entrega contiene: i) una descripción de la metodología empleada para caracterizar y evaluar los instrumentos de planificación de carácter indicativo que tienen implicancia en el desarrollo rural y su análisis estadístico, ii) el proceso de análisis de los talleres comunales y regionales que recogen las problemáticas y propuestas para incorporar como parte del kit metodológico, iii) la validación de los criterios orientadores de la política, y iv) la propuesta conceptual de diseño del kit.

Para ello, se han integrado las consideraciones emanadas de la revisión del informe Etapa 1 y 2 respecto a las metodologías y criterios para el análisis de la documentación, realizado una sistematización y análisis de los elementos recogidos durante los diversos talleres de participación regional y comunal, así como una propuesta conceptual para el diseño del kit considerando los análisis anteriores y la delimitación de las problemáticas, requerimientos y elementos a integrar en este.

De este modo, en el capítulo 2, se presenta el planteamiento metodológico de los talleres realizados, y la base metodológica con la cual se construyó conceptualmente el kit metodológico, considerando el diseño de servicios como herramienta principal. El capítulo 3 recoge las correcciones a la revisión de documentación clave realizada en la primera etapa del estudio. Luego, el capítulo 4 incorporar una sistematización y análisis de la información recogida en los distintos talleres comunales y regionales, diferenciado aquellos elementos que se relacionan con el marco conceptual de la política (definiciones, criterios orientadores), y aquellos de orden operativo (problemáticas asociadas a las distintas etapas en el proceso de elaboración de los instrumentos). A modo de síntesis, se plantea en este capítulo una propuesta de agrupación de ideas y su posterior condensación en un conjunto de temas críticos que servirán de base para diseñar los requerimientos del kit.

En el quinto capítulo, se entrega un análisis que aborda los resultados específicos relacionados con los criterios orientadores de la PNDR, dado que estos fueron sometidos a validación y complementación por parte de los actores locales y regionales. En el capítulo 6 se aborda la propuesta conceptual de diseño del kit, la cual recoge los resultados analizados en el capítulo 4, y plantea un marco para su diseño conceptual y gráfico, definiendo los requerimientos de diseño, los atributos y tipologías de recursos a utilizar, e incluyendo algunas visualizaciones preliminares de su diseño gráfico. Finalmente, se entregan consideraciones finales que aborda los principales desafíos planteados a raíz de los productos entregados, sintetizando los elementos entregados.

El objetivo del estudio es elaborar un kit metodológico, que contenga por una parte una guía y caja de herramientas para su aplicación a nivel regional y por otra, una guía y caja de herramientas para el nivel comunal, que oriente la incorporación de la perspectiva rural y los lineamientos de la PNDR en los instrumentos de planificación, gestión y desarrollo territorial, tales como las Estrategias Regionales de Desarrollo (ERD), Planes Regionales de Ordenamiento Territorial (PROT) y los Planes de Desarrollo Comunal (PLADECO), respectivamente.

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

Estudio de indicadores de calidad de vida y estándares de vida en los territorios rurales de Chile

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

El estudio tuvo por objetivo diseñar un sistema de indicadores de calidad de vida en territorios rurales, que permita evaluar el cambio relativo en el tiempo del bienestar social y económico de quienes habitan dichos territorios.

Para lograr este objetivo se trabajó sobre tres pilares. El primero fue el desarrollo de un marco conceptual que pudiera entregar las bases necesarias para definir calidad de vida, junto con la revisión de experiencias internacionales, y estudios de caso nacionales y de otros países. El segundo pilar fue la participación ciudadana, para lo cual se levantó información directamente de la sociedad civil y las autoridades territoriales respecto de cómo entienden la calidad de vida y cuáles son los atributos que la definen. El tercer pilar fue el análisis de la Política Nacional de Desarrollo Rural (PNDR), examinando cómo sus ejes estratégicos y lineamientos propuestos se relacionan con calidad de vida.

El marco conceptual se construyó en base a la revisión, tanto teórica como de experiencias de organizaciones internacionales y análisis comparado de países. Los resultados se organizaron en torno a las dos principales corrientes sobre calidad de vida: bienestar subjetivo y enfoque de capacidades.

Una vez establecido el marco conceptual, se trabajó en el proceso participativo, el que se llevó a cabo en diferentes zonas rurales del país. Se realizó una muestra estructural cualitativa que definió tres macrozonas, dentro de las cuales se establecieron los lugares representativos y accesibles para la realización de los talleres.

Los talleres se desarrollaron como una instancia de trabajo en grupos pequeños, y se realizaron de manera diferenciada con los distintos grupos de interés: uno correspondiente a autoridades regionales y agentes privados, y otro a actores sociales y representantes de la sociedad civil.

En la metodología se abordaron dos temáticas: la primera fue establecer cómo las personas definían calidad de vida en el territorio rural y cuáles eran los elementos que la caracterizaban, mientras que la segunda, apuntó a conocer cuáles eran los desafíos para alcanzarla, es decir, las brechas que se visualizan para llegar al estado de calidad de vida deseado.

Los resultados de este proceso participativo muestran que existe un conjunto de necesidades básicas, de acceso a servicios y de conectividad entre territorios, que son fundamentales para alcanzar la calidad de vida. Asimismo, evidencian una fuerte valoración del territorio y del entorno, como una característica propia y diferenciadora de quienes habitan lo rural.

Por otra parte, la actividad económica y el acceso al empleo se evalúan como relevantes, pues a través de ellos se logran los medios necesarios para desarrollar la vida y alcanzar ciertos niveles de satisfacción. También se identifican y valoran aquellos elementos que otorgan una identidad territorial y cultural, así como la red de apoyo, de forma tal, que en el concepto de comunidad cobra gran importancia el sentido de pertenencia.

Los resultados de este trabajo participativo permitieron identificar los elementos claves a considerar en el diseño de un sistema de indicadores de calidad de vida rural. Muchos de ellos están identificados claramente en la PNDR y coinciden con las definiciones y priorizaciones hechas en los distintos sistemas de indicadores a nivel internacional y de otros países.

El Sistema de Indicadores de Calidad de Vida Rural (en adelante, SICVIR) se desarrolló sustentado en las definiciones contenidas en la PNDR, a través de los diferentes ámbitos ya mencionados, y considerando sus ejes estratégicos, lo cual permitió dar una estructura al sistema de indicadores.

Para este trabajo se levantó también información desde los diferentes actores del Desarrollo Rural que participan en los ministerios y servicios con programas específicos y que interactúan con el sector y con el territorio rural.

Una vez definida la estructura del sistema de indicadores, se levantaron los indicadores internacionales validados y utilizados en los diferentes sistemas y experiencias de medición de calidad de vida y bienestar; al mismo tiempo, se identificaron los indicadores nacionales equivalentes. Sobre este conjunto inicial de indicadores, se evaluó la pertinencia y aplicabilidad al territorio rural, seleccionando aquellos que cumplían el objetivo de cuantificar y evaluar los diferentes atributos establecidos, y priorizando aquellos que reflejaran mejor lo que se quería evaluar, y pudieran ser confiables y estimables.

DESCARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.
Ruralidad en el Biobío

Propuesta metodológica para la construcción de una tipología de territorios rurales en Chile

DESACARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.

Las transformaciones gatilladas por los procesos de modernización de las últimas décadas han tensionado las concepciones tradicionales del mundo rural. La ruralidad hoy no puede ser entendida únicamente desde el predominio de la producción primaria agropecuaria, la precariedad material y la distancia social y cultural con el mundo urbano. La urbanización intermedia y una mejor conectividad con las áreas metropolitanas, así como el desarrollo de actividades secundarias y terciarias, han influido enormemente en los modos de vida y expectativas de los habitantes rurales (PNUD, 2008). Por ello, es necesario pensar la ruralidad en Chile hoy de modo coherente con la realidad actual, lo cual cobra particular relevancia a la hora de diseñar políticas de desarrollo rural.

Tanto en Chile como en el mundo, lo rural no tiene una definición consensuada, adquiriendo distintos sentidos y dimensiones a nivel de las políticas nacionales, de organismos internacionales y de análisis desde el ámbito académico. Usualmente la definición se aborda desde una o dos dimensiones, como el tipo de actividades económicas predominantes, la densidad poblacional o la distancia con centros urbanos. Si bien estas definiciones son útiles para distinguir lo rural de lo urbano, no permiten entender lo rural en sus propios términos. Para ello se vuelve imprescindible un enfoque multidimensional que integre aspectos demográficos, socioeconómicos, medioambientales y culturales para avanzar hacia una comprensión de los territorios rurales.

En Chile la Ley Orgánica del Instituto Nacional de Estadística (INE) define por fines operativos para levantar encuestas y censos como entidad rural un asentamiento humano con población menor o igual a 1.000 habitantes, o entre 1.001 y 2.000 habitantes donde más del 50% de la población declara haber trabajado o se dedica a actividades primarias. Desde esta definición según el último Censo en Chile el 12,2 % de la población es rural.

Esta definición contrasta con aquellas propuestas por organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) o el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La primera, buscando una definición que permita comparar contextos de ruralidad entre los distintos países que la componen, la segunda, buscando construir una definición particular acorde a las transformaciones vividas por el mundo rural chileno.

La OCDE (2016) establece que el 34,6 % de la población en Chile vive en áreas rurales. Dentro de las recomendaciones sugeridas para el caso chileno, destaca la revisión de la definición de lo rural, ya que, bajo los parámetros fijados por el INE, lo rural estaría siendo subrepresentado, estableciendo un carácter dicotómico entre el espacio rural y urbano, y asociando lo rural con el declive económico
y social. Esto se contradice con la significativa riqueza que actualmente se produce en las zonas rurales de Chile reflejado en el crecimiento de las exportaciones asociadas al sector primario (minería, agricultura, actividad forestal y pesca), así como en el crecimiento del sector terciario en parte importante de los territorios rurales. Este diagnóstico es lo que fundamenta la Política Nacional de Desarrollo Rural como manera de corregir el desbalance señalado por la OCDE.

Por otro lado, el Informe de Desarrollo Humano en Chile Rural (PNUD, 2008) sostiene que los territorios rurales se definen como los espacios donde la actividad económica preponderante es la piscisilvoagropecuaria. De este modo se incluyen no solo las aglomeraciones de baja densidad poblacional (INE), sino que también ciudades conocidas en la literatura como “agrópolis”, “ciudades intermedias” o “ciudades rurales” (Berdegué et al., 2010). Los territorios rurales dependen de las actividades agropecuarias, sin embargo, solo una parte de sus habitantes trabaja en ellas de modo permanente a pesar de mantener una fuerte identidad asociada a estas. El informe plantea la
necesidad de re-significar lo rural desde esta nueva lógica, para así dar cuenta de los cambios vividos en las últimas décadas en la ruralidad sin por ello abandonar la posibilidad de construir un proyecto colectivo de futuro desde una matriz identitaria propia y no residual del mundo urbano. En este sentido, el Informe del PNUD (2008) presenta una orientación conceptual para pensar lo rural desde una perspectiva compleja y comprensiva y avanzar en políticas, planes y programas de desarrollo rural.

Tras lo señalado anteriormente urge avanzar en una definición de lo rural que permita dar cuenta de las diferentes cualidades que los estructuran, ajustándose en términos numéricos a la realidad demográfica chilena y recogiendo las diversas y complejas interacciones que se dan tanto en los espacios rurales como en los intermedios y urbanos, como también las actividades productivas, industriales, extractivas y de servicios que también son parte de la configuración rural.

Desde aquí se plantea que la elaboración de tipologías multidimensionales de territorios rurales que den cuenta de la diversidad interna de la ruralidad en Chile en términos socioeconómicos, demográficos, culturales y medioambientales constituyen un avance en esta línea. Las tipologías se vuelven herramientas clave para la implementación de políticas, planes y programas territoriales de desarrollo rural que orienten los esfuerzos del Estado, pero además permiten profundizar el análisis de los procesos económicos, sociales y ambientales que atraviesa la ruralidad en Chile.

Entendiendo la enorme contribución de una tipología de territorios rurales para orientar la Política Nacional de Desarrollo Rural, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en conjunto con la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), encargan a los presentes autores la elaboración de una “Propuesta Metodológica para la construcción de una Tipología de Territorios Rurales en Chile”. Esta Tipología debía apuntar a comprender la influencia de factores geográficos, socioeconómicos y culturales que condicionan una diversidad de modos de vida y paisajes en la ruralidad chilena. La puesta en valor de esta diversidad interna busca orientar la focalización de las políticas planes y programas para la implementación de un desarrollo rural con enfoque territorial.

Este artículo presenta la Propuesta Metodológica desarrollada. En primer lugar, se dará cuenta de los objetivos de la consultoría y la metodología de trabajo seguida; luego se hará una revisión conceptual sobre tipología de territorios rurales considerando literatura especializada y el desarrollo de entrevistas a expertos; y finalmente se presentará paso a paso la propuesta metodológica.

DESACARGA EL ESTUDIO COMPLETO AQUÍ.
Ir arriba